Obliga a su esclavo sexual a masturbarle

Esta mujer dominante ha decidido que ya está bien por hoy de humillar y someter a su perro esclavo, le apetece ser ella quien disfrute un rato.

Por ello, ha obligado a su sucio hombre sumiso a masturbarla haciendole un dedo.

El chico solamente puede penetrarla con los dedos de la mano, tiene completamente prohibido masturbarse o tocar cualquier otra zona que no sea la vagina de su dueña dominatrix.

El sumiso se siente eternamente agradecido por haber sido premiado con este regalo, ya que para un bastardo sumiso el bienestar y disfrute de su diosa es su prioridad numero uno.

La chica acaba corriendose a chorros debido a la paja.

Etiquetas:,

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *